lunes, 17 de enero de 2011

2010: El año que (NO) hicimos contacto...

Por allá por los 60', un astrónomo llamado Frank Drake dió el puntapié inicial para crear lo que hoy todavía conocemos como el proyecto SETI (Search for Extra Terrestrial Intelligence). Ya hacía algunos años que había sucedido aquel incidente luego del cual Kenneth Arnold popularizó el término "platillo volador" y que de alguna forma dió inicio a la ola de avistamientos que después resultaran en las primeras investigaciones serias del gobierno de los Estados Unidos sobre el tema de los OVNIs.

Antes de seguir, quisiera hacer un alto para hacer una aclaración importante acerca de la nomenclatura y el real significado de la sigla "OVNI", así como también sobre el concepto como es visto por el común de la gente. Cuando alguien habla de un OVNI, la primera imagen que a todos le viene a la mente es la de "una nave espacial tripulada por hombrecitos verdes o grises, provenientes de otro planeta", cuando en realidad, la sigla únicamente sirve para designar a "cualquier fenómeno u objeto en el cielo que no puede ser identificado sin lugar a dudas por el observador". Esta diferenciación es primordial, ya que mucha gente rápidamente desestima a los testigos de avistamientos y los tacha de locos gracias a esta interpretación errónea de la realidad, muchas veces descartando un hecho fidedigno en pro de la ferviente verdad de los más numerosos (o sea, de los que no ven "naves espaciales flotando en el cielo").

Aclarado esto, confieso haber sido testigo de tres avistamientos a lo largo de mi vida, y lo digo con la convicción de saber que realmente eran OVNIs, o sea, "algo que ví flotando en el cielo y que no pude identificar claramente como algo cotidiano, como un avión, un globo, un pájaro o el reflejo de la Luna o de Venus contra las nubes". Si bien he teorizado al respecto, evidentemente no puedo concluir que se trató de naves espaciales de otro planeta, lo cual de alguna forma simplificaría mucho la situación... Solo uno de esos avistamientos tuvo características inusuales, pero como dije, no puedo afirmar categóricamente nada.

Volviendo al tema central, SETI viene intentando (entre otras cosas) hacer contacto con alguna raza extraterrestre inteligente desde su creación. La idea es simple, aunque las limitaciones de distancia y tiempo son un problema de dificil solución hasta el momento. Para tener una idea del problema, solo hace falta saber que la luz del Sol tarda aproximadamente 8 minutos y 19 segundos en llegar a la tierra, así que la visión que tenemos de nuestra estrella está desfasada en el tiempo (digamos "atrasada") 8 minutos y 19 segundos con respecto a la realidad, y el Sol está "acá nomás", a solo 149.000.000 de kilómetros... La siguiente estrella más cercana está a 4.1 años luz, o sea que la visión que tenemos de ella tiene un desfasaje temporal de 4.1 años con respecto a la realidad... y así sucesivamente con el resto de las estrellas. Esto complica enormemente la tarea de comunicarnos con cualquier otra raza inteligente fuera del planeta, ya que la velocidad de transmisión de información más rápida que conocemos es la de la luz (si descartamos de plano el extraño vínculo que parece existir entre partículas y que fuera el centro de la paradoja Einstein-Podolsky-Rosen, la cual demuestra la existencia de una "acción a distancia" que perturba las mediciones de ciertos valores entre partículas de forma tal que parece que las mismas estuvieran "comunicadas" entre sí), y ciertamente no es práctica a través de distancias interestelares. Asumiendo que nuestras transmisiones están siendo emitidas a una potencia apenas detectable desde hace 76 años (las primeras transmisiones de radio se hicieron en el año 1938), a estas alturas habríamos alcanzado aproximadamente unas 3500 estrellas, de las cuales ninguna tiene una civilización inteligente con ganas de comunicarse (esto se desprende de la aplicación de la ecuación del mismo Drake del que hablábamos al principio de este artículo...), ya que según los cálculos menos conservadores, las civilizaciones inteligentes capaces y deseosas de comunicarse con otras estarían separadas entre sí por una distancia de 2.000.000.000 de años luz, lo cual daría por tierra con la idea de poder comunicarnos con extraterrestres...

Nos queda entonces esperar a que los hombrecitos verdes o grises estén de viaje, cerca del sistema solar y que se "den una vuelta" por nuestro planeta para visitarnos, asumiendo que no lo han hecho o lo están haciendo en este momento. Esto implicaría que son mucho más avanzados que nosotros, por lo menos en cuanto a métodos de viaje por el espacio. Velocidades "luz" o "subluz" no parecen prácticas, a menos que tengas una nave enorme, repleta de recursos y con varias generaciones de viajeros en camino a algún lugar recóndito de la galaxia y sin posibilidad de retorno. Si los viajeros fueran inmortales, tendría lógica, ya que esta gente tendría "todo el tiempo del mundo para viajar", pero para otros seres mortales, el viaje por sí mismo sería un asunto a demasiado largo plazo como para valer la pena.

Si el nivel tecnológico de una raza inteligente está lo suficientemente desarrollado como para permitir viajar a velocidades superiores a la de la luz (léase "warp", "hyperespacio", "ftl", etc.), el viaje sería por supuesto mucho más rápido, y por lo tanto, es factible de ser realizado en poco tiempo, dando la oportunidad a estos extraterrestres de llegar cerca y comunicarse con nosotros en un período relativamente corto, digamos dentro del alcance de una "vida terrestre".

Con respecto a las formas de viaje más rápidas que la luz, a muchos les sorprenderá saber que en 1994 un científico mexicano llamado Miguel Alcubierre, patentó un modelo teórico del motor "warp". El sistema se denomina "Alcubierre Drive" (disponible también en español) (original, ¿no?) y si bien su modelo no ha sido aplicado en forma práctica aún, se espera que el avance tecnológico permita una primer implementación en algunos años (el gran problema de este modelo es que requiere de la existencia y manipulación de "materia exótica", la cual casualmente no abunda salvo en teorias sobre materia oscura y estados raros de la materia).

Por ahí hay un proyecto que data de los años 60' y que describe un posible vehículo (llamado "Dédalo" ("Daedalus") en honor al padre de Ícaro), el cual tendría la capacidad de viajar a un 12 % de la velocidad de la luz (unos 35.000 kilómetros por segundo, aproximadamente), y que sería lanzado desde una órbita alta de la Tierra hasta apagar sus motores, luego de un período de casi 50 años. El motor de este ingenio es denominado "Motor inercial de fusión en confinamiento", la cual es una tecnología probada y lista para ser usada. La única razón por la cual Dédalo no ha abandonado la Tierra aún en un viaje interestelar, es su costo (como siempre...). Con esto se acaba nuestra capacidad de viaje por el espacio.

Definitivamente, nuestra mejor oportunidad sería si nuestros visitantes ya estuvieran en camino, viajando por el espacio hace mucho tiempo a velocidades increíbles y con un sistema de comunicaciones que les permitiera "escucharnos" de alguna manera y acceder a conocernos mediante una visita formal. Lamentablemente, podemos decir que eso no ha pasado todavía. Si bien existen personas que afirman haber sido contactadas por inteligencias de otros planetas, sus afirmaciones son bastante sensacionalistas y se prestan a la especulación. Hay casos significativos, sobre todo en el área de las abducciones, muy poco se puede afirmar como verídico y fidedigno.

Para peor, Hollywood ha hecho contribuciones bastante negativas a lo largo de los años, con películas como "Body Snatchers", "Alien", "Independence Day", "Progeny", "Signs", "Predator", "The fourth kind", "Skyline", "Battle: Los Angeles", etc... las cuales hacen palidecer obras "positivas" como "The Day the Earth Stood Still", "Contact", "Encounters of the third kind", "E.T.", etc., así que probablemente cuando alguien vea "algo" que parece ser una nave tripulada por seres de otros planetas, lo más probable es que le tiren con cuanto elemento contundente tengan a mano, haciendo del "Primer Contacto" el inicio de un conflicto bélico de proporciones extra-planetarias.

Y si, no estamos preparados todavía para semejante proeza como un primer contacto con una civilización inteligente. Sin lugar a dudas, yo, si fuera un extraterrestre, miraría de lejos este "asentamiento irregular" al que llamamos Planeta Tierra, sacudiría la cabeza y me daría la vuelta de nuevo al lugar de donde vine, seguramente un planeta donde todos los habitantes conviven pacíficamente, dando su parte para mejorar su existencia como raza y donde todos persiguen el bien común. No se los puede culpar por eso...

Seguramente, esta es la razón por la cual no hicimos contacto todavía. Talvéz estén realmente ahí afuera, se acerquen lo suficiente con sus vehículos como para vernos (y dejarse ver), y eventualmente, llegarán a la conclusión de que lo mejor que pueden hacer es quedarse al margen y observar, esperando que "esto" llegue a una conclusión. Talvéz sean algo así como los personajes del cuento de Asimov "The Gentle Vultures" ("Los Buitres Bondadosos"), que observaban desde lejos, esperando que una civilización llegara a un punto de quiebre (léase "aniquilación por una guerra") y luego hacían su llegada triunfal, brindando ayuda a los sobrevivientes a cambio de un pequeño impuesto que sirviera para financiar la operación... (cualquier similitud, aunque sea vaga, con la operación "War on terrorism" de los yankees es pura coincidencia...).

Lo "malo" de todo esto entonces es no haber hecho contacto con otra raza inteligente. De alguna manera, creo que ese evento nos haría crecer como seres humanos y talvéz nos obligaría a madurar ante la seguridad de no estar solos en el Universo. Sé que a estas alturas nuestra capacidad de asombro ha mermado significativamente. La constante exposición a los medios de comunicación y a obras de arte sobre dicha temática nos ha hecho desarrollar una especie de escudo que evita que nos maravillemos ante la inmensidad y las posibilidades del Universo, pero todavía tengo esperanza en que si algún día tenemos contacto con otra raza de seres inteligentes, nos daremos cuenta de ello y haremos lo correcto.

Si no es así, no estoy seguro de querer estar acá cuando suceda...

:wq

Sociable

 
Gustavo Castro

Crea tu insignia