domingo, 9 de octubre de 2011

La solidaridad en Facebook

Facebook es indiscutíblemente la red social más importante actualmente. Tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, como todo. Lo bueno es que ayuda a unir a las personas, brindando un medio de comunicación que permite acercar virtualmente a gente que está geográficamente lejos. Entre las cosas malas, está el uso indiscriminado del servicio, tanto por parte de delincuentes como de instituciones, como herramienta para rastrear personas, obtener información sensible (ofrecida en forma inadvertida por los usuarios) y obtener lucro mediante el fraude.

El fraude más común en Facebook era el de ofrecer una aplicación que afirma poder brindar información sobre quién visitó tu perfil. Siendo que Facebook NO ofrece acceso a esa información mediante el API que permite crear aplicaciones para el mismo, es evidentemente imposible que alguien pueda escribir una aplicación así. ¿Como funciona este fraude? Simple: Alguien publica el acceso a la aplicación, y le avisa a otros que la misma existe. Por lo general la propagación de la noticia de la existencia de esta aplicación es viral, ya que a los incautos usuarios se les dan instrucciones para que reenvíen la invitación a la aplicación a todos sus contactos, facilitando el esparcimiento de la misma y su rápida expansión en cuestión de horas.

Las instrucciones siempre exigen presionar el botón "Me gusta", el cual supuestamente activa la funcionalidad o permite el acceso a la aplicación. También se exige que se le envíe el enlace a toda la lista de contactos, esparciendo el fraude. Aquí radica el propósito del mismo, ya que al presionar el botón, lo que se hace es inadvertidamente cargarle el "Me gusta" a algún sitio web o a alguna página que realmente no es interesante ni está relacionado con la función que supuestamente la "aplicación" provée, y además se le hace propaganda gratuíta entre todos los contactos a quienes se le envíe. De esta manera, a los incautos usuarios les queda "gustando" algo que realmente NO les gusta ni les interesa. La popularidad de ciertas páginas se debe jústamente a este tipo de fraudes.

Como los mismos usuarios se tornan en vehículos promocionales del sitio, el esquema del "Me gusta" se vuelve fructífero en pocas horas, dándole cierto prestigio popular y atrayendo a más víctimas. Esta es la forma más simple de fraude en Facebook.

Como Facebook plantea una filosofía conceptuamente benigna (somos "amigos", las cosas "nos gustan", etc.), es fácil que los usuarios se confundan y piensen que TODO lo que hay en Facebook lo es, lo cual alimenta la idea de que todo lo que allí aparece es creíble y confiable. Y jústamente por eso es que algunas personas inescrupulosas utilizan las herramientas que Facebook provée para obtener lucro engañando a los usuarios que visitan sus páginas.

Afortunadamente, Facebook provée un enlace en todas las páginas que permite "avisarles" que dicha página es fraude o spam, con lo cual podemos rápidamente "deshacer" la acción simplemente entrando en la página y presionando el enlace que dice "Ya no me gusta", y el que dice "Denunciar esta página". No siempre la gente de Facebook desactiva la página en cuestión inmediatamente, sino que hay un procedimiento de verificación que puede tomar algunos días, por lo cual hay que ser pacientes. Lo importante es avisarle al resto de los contactos a quienes se les haya "promocionado" el sitio que es un fraude, así ellos también podrán hacer su aporte y eliminar rápidamente la página fraudulenta.

La gran mayoría de estas páginas "solidarias" muestra alguna fotografía shockeante, generalmente de bebes o niños con enfermedades o deformaciones visibles, fotos que tienen como cometido generar compasión y pena. Esto produce en la mayoría de las personas, sobre todo en los que somos padres, el impulso de tratar de ayudar a los afectados, lo cual termina decantándose en seguir las instrucciones que la página indique como forma de ayuda. Por lo general, la ayuda que se pide consiste en hacer click en uno o varios botones "Me gusta", los cuales, tal y como indican las instrucciones, harán que "alguien" done una cierta cantidad de dinero (a veces especificada, a veces no) a los damnificados. Y esta es la primera señal de alerta que debería todo el mundo tomar en cuenta cuando se entra a alguna de estas páginas.

Es cierto, no cuesta "nada" hacer un click en un botón "Me gusta", y como no cuesta nada, casi todo el mundo sigue ciegamente las instrucciones sin preguntarse si quiera a qué le está haciendo click realmente. Además, la mayoría de los pedidos tiene frases como "Si no nos ayudas, no tienes corazón", o "Dios te ayudará por ayudarnos a salir adelante", o "Solo te pido que hagas un click para salvar una vida", etc., lo cual tiene como propósito generar culpa y remordimiento, lo que finalmente se traduce en clicks en los botones mencionados. Es necesario aclarar que la gente que hace este tipo de fraudes tiene claro cual es su público objetivo y que tienen entrenamiento en marketing e ingeniería social, así que no es dificil darse cuenta de porqué estos fraudes abundan y tienen éxito. Saben engañar y saben qué "botones" presionar en nuestro interior para generarnos la necesidad de ayudar.

Lamentablemente, el público en general no tiene idea de cómo distinguir entre un fraude y algo real, así que me dió por escribir este artículo, con la finalidad de ayudar a entender cómo funciona este tipo de fraude y cuales son los indicadores importantes que hay que tener en cuenta para poder saber si son fraudes o no.

¿Como darnos cuenta de si es un fraude?

1) Normalmente, estas páginas no tienen ninguna dirección de contacto real. ¿Qué podemos aceptar como dirección de contacto real? Nunca una dirección de correo electrónico. Tiene que ser una dirección física, calle y número, localidad, teléfono, etc. Si no tiene ninguna de estas cosas, ya se puede estar 99% seguro de que es un fraude. ¿Porqué? Porque si realmente necesitas ayuda, no tendrás reparos en darle a la gente una dirección donde poder hacer una donación o simplemente acercarse a "dar una mano", o un teléfono donde comunicarte y poder coordinar la ayuda. Una dirección de correo electrónico no es aceptable, y menos cuando se trata de una dirección de un servicio gratuíto, o de un servicio que no permite conocer el origen real del mensaje (como Gmail, por dar un ejemplo claro).

2) Mayormente, las páginas de fraude indican que por cada click que hagas en algún enlace, "alguien" les donará una cantidad de dinero. Estos esquemas solo funcionan en los casos en que el tráfico puede ser cuantificado en forma controlada y confiable, lo cual no es el caso en Facebook. Acuerdos de donación de este tipo están debidamente identificados y son extremadamente raros. Los fraudes generalmente citan empresas de gran envergadura (Microsoft, Hotmail, Yahoo, Facebook, Google, etc.) como benefactores, aunque esto se hace con el fin de dar a entender que se trata de una situación reconocida por instituciones de renombre, tratando de aprovecharse del prestigio de las mismas para proveer realismo al fraude. Es raro que estas instituciones accedan a ser parte de un esquema de "pago por click", así que si la única forma de ayudar consiste en eso, está claro que se trata de un fraude.

3) No suele haber más de una o dos fotos en un fraude, y tampoco hay información de estado de la situación, ni forma de hacerle un seguimiento a la misma. Los fraudes suelen tener "vida corta", aunque gracias a la velocidad de propagación en las redes sociales, ese poco tiempo les reditúa en forma inmediata y efectiva. Para el defraudador, es importante que ese único disparo surta efecto inmediatamente y luego sea olvidado sin más. Dado que la responsabilidad que le implica a las víctimas se reduce a hacer un click y la mayoría de las veces pide reenviarle el pedido original a todos sus contactos, estas creen haber ayudado con esas simples acciones y tienden a creer que "cumplieron" con las condiciones indicadas (y con su conciencia), olvidando rápidamente el asunto. Si no hay forma de hacer un seguimiento, es otro indicativo claro de que la situación planteada no es real.

4) El fraude suele tener incongruencias, faltas de ortografía, de redacción y de detalles. Nunca hay referencias importantes en otros sitios web confiables, y raramente hay fechas concisas en el texto, lo cual es importante para los defraudadores porque nos impide saber si estamos "a tiempo" de llegar con ayuda. Suele haber inconsistencias y hasta contradicciones en la historia, lo cual es otro factor a tomar en cuenta. Si la situación es real, habrá referencias reales e información precisa y confiable. Si no las hay, es un fraude.

5) Por último, si tenemos conocimiento técnico de la web, podemos hacer el análisis del código fuente de las páginas implicadas, lo cual nos dará a ciencia cierta indicadores inequívocos del verdadero propósito de las mismas. Esta suele ser la forma más segura de darnos cuenta, pero se sobreentiende que por lo complejo de su comprobación no será la forma más común de descubrir el fraude. Si Usted tiene dudas, puede consultar con un experto que le indique claramente la veracidad de lo que se plantea en una página. Ese puede ser el factor definitivo en la decisión de brindar "ayuda" o no.

Todo esto que planteo en este artículo es simplemente una herramienta para los interesados en estar informados a la hora de "dar ayuda". Como dicen ellos, hacer click no cuesta nada, y si les es más fácil hacer click que tomarse la molestia de leer estas indicaciones, no hay problema. A mi en lo personal no me gusta que haya gente que se aproveche de la bondad de otros, y menos utilizando fraudes que impliquen niños, así que aconsejo que tomen en cuenta lo que aquí expuse y se tomen el trabajo de analizar y verificar el destino y el tipo de "ayuda" que se plantean en este tipo de situaciones. ¡Ojalá ayudar fuera tán fácil como hacer click en el botón de una página web!

Como les digo eso, también les digo que si sienten la necesidad de ayudar sin mirar a quien ni cómo, están en todo su derecho, sin importar si los beneficiarios son reales o defraudadores. Si hacer click en una página les ayuda a dormir mejor, no me hagan caso. Como siempre les digo, puedo estar equivocado :-)



Addendum: Análisis de un fraude

Hace unos días apareció una página en Facebook invitando a los usuarios a un evento denominado "Ayuda a salvar a Carlitos". Esta es la URL original:

http://www.facebook.com/event.php?eid=273817502649634

Aquí les pongo una captura de pantalla para que vean cómo se veía la página, la cual ya denuncié y espero que quiten en breve.

Pido disculpas a mis lectores por hacerles ver la foto a continuación, pero creo que es necesario para que tomen conciencia de la dimensión que tiene el engaño y de la poca tolerancia que tenemos que tener ante gente que hace este tipo de cosas:



En la página de información del evento están los botones de "Me gusta" que supuestamente le redituarán a la familia del niño 5 centavos de dolar por cada vez que se haga click en ellos. Nótese que en la descripción del evento dice "5 centavos de dolar", mientras que en la página del usuario que creó el fraude dice "$$5". El texto describe la dolosa situación de una madre de 27 años cuyo hijo nació con un cancer en la lengua. El pedido termina con la frase "Si no ayudas honestamente no tienes corazón".

En la página se muestra el enlace "para ayudar", el cual lleva a la página
http://www.facebook.com/pages/Ayuda-A-Salvar-a-Carlitos/180327365381094, la cual en este momento se vé así:



Noten que en "Informacion" de la página no hay nada.

Como puede apreciarse, hay 9 botones "Me gusta", y supuestamente al hacer click en ellos, estamos ayudando. Examinando el código fuente de la página, podemos ver a donde apuntan estos enlaces realmente:



Esta es la lista de enlaces de los botones "Me gusta":

1) http://www.facebook.com/yo.tambien.miro.tuperfil.JAIROJDC
Si miran con atención, esta es una página que nada tiene que ver con una donación a Carlitos, ni nada que se le parezca. Es una página de negocios de una empresa denominada "Team Admin", que provée páginas de ocio y juegos, como hay miles en internet. Actualmente esta página tiene 535.097 seguidores, y 88.310 personas están "hablando" de ella. Resulta obvio de donde sale tanta "popularidad".

2) http://www.facebook.com/by.jairo.castillo
Esta página tiene nombre y apellido, y como podrán ver si entran, es otra página de la misma empresa anterior. A 433.398 personas les "gusta esto", y 44.852 están hablando de ella. Veo dificil que tanta gente disfrute al saber que sus clicks para Ayudar a Carlitos terminen alimentando los números de esta "empresa".

3) http://www.facebook.com/tipico.byJAIRO
Otra página más de la misma empresa. A 274.291 personas les "gusta esto" y 46.801 están "hablando de ella". Naturalmente, dudo que esas personas sepan realmente que esta página les gusta.

4) http://www.facebook.com/Verr.maass
Otra página más de esta "gente" (si se les puede llamar así). 223.302 incautos presionaron el botón me gusta en alguna página fraudulenta y 40.301 personas comentan la misma.

5) http://www.facebook.com/pages/ByJairo/240157339354570
Este enlace apunta al perfil de la persona que inició el fraude. Un tal "Jairo Castillo". Le escribí dos veces en su muro y el borró los comentarios. UPDATE: Acaba de aparecer otro perfil de este personaje: http://www.facebook.com/profile.php?id=100002294694471&sk=wall. Esta vez protegió su muro para evitar que le siga "mandando saludos". Naturalmente no me voy a hacer amigo de él para seguir publicándole lo que pienso.

6) http://www.facebook.com/pages/Yo-tambi%C3%A9n-quiero-ser-un-ni%C3%B1o-de-nuevo/281117895247003
Otra página más de este personaje. 164.921 usuarios engañados, y 37.964 comentando.

7) http://www.facebook.com/diariodiez
Es la página de un diario deportivo, seguramente un cliente de Jairo o un asociado. ¿Sabrán que parte de su popularidad se debe a un fraude? 90.805 víctimas y 12.475 usuarios comentandola.

8) http://www.facebook.com/pages/Prefieron-Un-minuto-Con-tigo-que-una-eternidad-sin-ti/223831821010906
Otra página tonta, que solo pone una frase en el muro de los usuarios a quienes les gusta. Otra vez se vé la referencia al creador del scam: Jairo Daniel Castillo. 14.706 víctimas engañadas y otros 7.765 comentando.

9) http://www.facebook.com/Amas.a.perry.By.AndreexD
Otra página más, aunque no está claro de quien es, ya que no hay referencias. Probablemente sea un "amigo" de Jairo, el cual le pidió una "mano" para popularizar su página. 167.191 usuarios engañados, y otros 88.413 comentando.

Bueno, como puede verse, los "Me gusta" terminan en páginas que está comprobado que no tienen nada que ver con Carlitos y su horrible enfermedad, sea cual sea.

Rastreamos al verdadero culpable, un defraudador llamado Jairo Daniel Castillo, hondureño, quien aparentemente basa parte de su negocio en el engaño, y podemos decir que ahora debe estar escondido en algún rincón de su casa tratando de evitarnos.

UPDATE: Este personaje, Jairo Daniel, me acaba de enviar una solicitud de amistad a través de Facebook, hoy 18 de noviembre de 2011. Me cuesta creer que sea tan arrogante como para creer que se la voy a aceptar. Acá está el perfil desde el cual quiere contactarme: http://www.facebook.com/Mr.Jairo.daniel. Si alguien quiere enviarle "saludos", ahí lo tienen. El "evento" que invita a ayudar a Carlitos fué dado de baja (no sé si hoy), pero NO la página principal, así que volví a denunciarla. Se vé que como en todos lados, la burocracia se toma su tiempo para arreglar las cosas que están mal. Por lo menos se bajó el evento... algo es algo.

Y por si queda duda de que este pedido de ayuda es falso, acá les posteo el lugar del cual sacaron la foto original, con datos reales y referencias:

http://patoral.umayor.cl/enfgen/enfgen.html

http://casodelmespatoral.blogspot.com/2008/02/caso-6-marzo-2008.html

Resulta que "Carlitos" es una niña africana después de todo.

Este tipo de personas son las que hacen lucro con nuestra solidaridad, así que ya saben, tengan cuidado y si quieren ayudar, busquen medios alternativos y ayuden a quien realmente lo merece.

Cambio y fuera.
:wq

sábado, 8 de octubre de 2011

¿Como no van a salir caros los lentes importados?

Hace unos días, perdí los lentes de práctica de tiro. Eran unos Guarder C3 Tactical Shooting Glasses, los cuales cumplieron su función perfectamente durante el tiempo que los tuve. Para peor, los usaba para andar en la calle ya que tenían un buen filtro solar y me quedaban cómodos como para conducir con ellos puestos. Después de todo, no necesitaba nada más complicado que un par de lentes de sol, y la protección extra que pudieran proveer me resultaba en un doble beneficio.

La cosa es que los perdí y no tengo idea de donde pudieron quedar, así que me puse en campaña para conseguir otro par de lentes con iguales o mejores características. Averiguando por lentes de buena calidad y alta protección balística (ya tuve un par de "accidentes" con armas y me quedó claro que la vista es el punto más vulnerable en estos casos), las mejores referencias siempre fueron para ESS (Eye Safety Systems), en cualquiera de las líneas que produce. Sus productos ofrecen una excelente protección balística, y cumplen (en exceso) con las especificaciones ANSI Z87.1+, OSHA y MIL-V-43511C, y son utilizados por las fuerzas de la ley, el ejercito y la marina en USA, así que decidí comprarme unos para probarlos.



He visto fotos de esos lentes, incluso después de un disparo directo de escopeta a 7 metros, y es increíble que las municiones no hayan podido atravesarlos. Hay varias historias de soldados que les envían cartas agradeciendo a ESS por sus productos, porque en incontables casos les ha salvado la vista. Mejores referencias no he visto en ningún otro lugar, ni con respecto a ningún otro producto.

De todos los que ESS fabrica, los que me parecieron más apropiados para mi caso fueron los ESS EyeShield ICE (Interchangeable Component Eyeshield) 2.4, ya que son modulares, cómodos y ofrecen un campo visual extendido, ideal para mantener una buena visibilidad (imperativo para situaciones de stress o ambientes en rápido movimiento, como la calle cuando uno maneja), así que preparé el pedido y los compré. No había muchas opciones para el shipping, así que el envío se hizo a través de FedEx.

Hace pocos días me llegó el aviso de que los lentes habían quedado retenido en Aduanas, así que tuve que hacer el trámite correspondiente. No es que no me lo esperara... son lentes muy específicos, aunque con los Guarder no me había pasado lo mismo. Esos habían venido directo por El Correo Nacional y no hubo misterios. Simplemente los trajo un cartero a la puerta de mi casa.

Como el paquete vino por FedEx, tuve que pasar por la oficina de ellos primero. A pesar de que el shipping ya estaba pago, tuve que desembolsar $ 950 por "gastos terminales y administrativos", lo cual me indignó hasta límites insospechados, sobre todo porque estos gastos únicamente me dieron acceso a una pequeña etiqueta autoadhesiva, sin la cual simplemente no podía siquiera iniciar los trámites de importación. ¿Como puede ser posible que FedEx me cobre en Uruguay algo que se supone que ya pagué en el país de origen?... Sinceramente, no lo entiendo. Considero que es un robo descarado, y debería ser delito, pero bueh... Vivimos en un país generoso. Hasta ahora, esta es la etiqueta más cara que he pagado...

Una vez con los papeles en regla, fuí a la oficina de Aduana, inicié el trámite y finalmente llegó el momento de verificar la carga. Esta tarea fué llevada a cabo por una agente verificadora de Aduanas, quien una vez que vió los lentes, dijo "Ah, son lentes de sol. Tienen que pasar por el Ministerio de Salud Pública."... Traté de explicarle que eran lentes de protección balística, y que como pensaba usarlos al aire libre, para evitar tener que usar lentes de sol encima o por debajo los pedí directamente de tinte oscuro. La verificadora me hizo ver lo fútil de mi explicación, ya que "obviamente son lentes de sol, y los tiene que ver el M.S.P.". Claro, debí suponer que explicarle a esta señora que esos lentes tenían características especiales más allá del simple filtro solar, era como tratar de enseñar a una ameba a hablar en griego...

Como sea, tuve que dejar los lentes en Aduana e irme al Ministerio de Salud Pública, donde hay una oficina que se dedica a la comprobación de la calidad de los productos, incluídos los lentes. Para mi sorpresa, allí me atendió una amable señora que me explicó la mecánica del trámite, los detalles, el costo y por si fuera poco, se solidarizó conmigo por la situación ridícula que estaba enfrentando. Todos conocen mis opiniones al respecto de los empleados públicos, así que fuí predispuesto a una larga sesión de espera infructuosa y a un desagradable período de tortura de manos de personas a quienes les pago el sueldo con mis impuestos... pero no, estaba equivocado. El trámite fué fácil y la atención un lujo, algo digno de una excelente empresa privada.

¿Porqué tuve que ir al Ministerio de Salud Pública?... Resulta ser que desde el año 2006 hay una ley que exige que todos los lentes que ingresen al país, cumplan con el requisito de tener filtro ultravioleta. El porcentaje de filtrado debe ser mayor al 95% para ser considerado aceptable. Para mis adentros pensé "¿Y qué pasaría si además se exigiera que dichos lentes soportaran un impacto de munición de .22 a 170 m/s?"... Estoy seguro de que muchos lentes no lo soportan.

Bueno, después de ir al M.S.P., fuí al aeropuerto de nuevo, a la fecha y hora que me dijeron que iba la persona que revisa los lentes y de nuevo pensé que iba a esperar horas, pero NO, apenas minutos después de entrar yo, aparecieron dos personas del M.S.P., portando una caja de 80x50x50 centímetros, conteniendo el equipo necesario para probar el filtro solar de los lentes. Entraron a la jaula (el depósito de la Terminal de Cargas del Uruguay) y me llamaron inmediatamente(!). Entré, abrimos el paquete (después de hacer el trámite de "apertura previa" en la Aduana), revisaron los lentes y me dijeron que fuera en unos días de nuevo al M.S.P. a buscar el certificado.

Fuí al M.S.P. cinco días después y me dieron el dichoso papel. Otra vez me atendió la misma persona, quien se acordaba de mi y me trató igual de bien que la vez anterior. Lo mejor de todo, es que no me cobraron el trámite (que suele costar una UR). Con ese papel volví a ir a la Aduana y finalmente pude hacerme de los lentes.

Como nota al margen, cabe destacar que el mismo día que fuí a buscar los lentes por primera vez, también me había llegado otro ítem que adquirí en el exterior (unos protectores auditivos Peltor de 26 db), y lo fuí a buscar a las oficinas del Correo Uruguayo, donde el trámite fué simple y fácil, y cuando le comenté a la persona que estaba a cargo del despacho la situación con los lentes, me dijo "Ah, no... acá si vienen lentes para particulares, los dejamos pasar. Si nosotros seguimos al pié de la letra todas las reglamentaciones del M.S.P., no podemos tampoco dejar entrar ni jabones, ni perfumes, ni shampoo, nada que toque la piel, así que imaginate..." (!!!).

Todo este tramiterío, idas y vueltas (tres veces a la Aduana, y dos veces al M.S.P.) sucedió en el correr de aproximadamente una semana. La verdad, me gustaron mucho los lentes, y no he visto acá en Uruguay ningunos que cumplan con todas las especificaciones de la misma manera, así que de alguna forma valió la pena... pero creo que no voy a volver a traer más, salvo que vengan por el correo uruguayo.

Y así ahora sabemos porqué los lentes importados salen tan caros...

:wq

Sociable

 
Gustavo Castro

Crea tu insignia