sábado, 30 de agosto de 2008

¡Feliz cumpleaños, Blog!

Hoy hace un año que me vinieron ganas de escribir algunos divagues (y hacerlos públicos en Internet), y acá ven el resultado...

Espero que estén disfrutando leer este blog, al igual que yo disfruto escribiendo en él.

¡Feliz Cumpleaños, Blog! :-)

martes, 19 de agosto de 2008

Receta del mes: Pasteles hojaldrados de dulce de membrillo

Ya se está yendo el invierno, pero como todos sabemos (y recordamos trístemente desde aquel 23 de Agosto de 2005) todavía aparece alguna "tormentita" digna de ser aprovechada haciendo las tradicionales tortas fritas, o si lo prefieren (como es mi caso), amasando pasteles hojaldrados rellenos de dulce de membrillo.

Ingredientes:


  • 1/2 kilo de Harina (dos o tres ceros)

  • 120 g. de Maizena

  • 1 taza de agua caliente

  • 1 kilo de grasa vacuna para freir

  • 250 g. de dulce de membrillo (hay quenes usan dulce de leche o incluso queso...)

  • 50 g. de manteca

  • 1 cda. sopera de sal fina

  • Azucar (a gusto)

  • 1 medida de grappamiel


Preparación:

En un tazón grande, se vierte el agua caliente y se derrite un pedazo de grasa vacuna, de aproximadamente unos 80 gramos. En esa misma agua se mezcla la sal y una cucharadita de azucar común.

Se hace un "volcán" con la harina, y se vierte dentro del mismo el contenido del tazón con la grasa derretida. Se va mezclando y amasando hasta que se logra una masa de consistencia homogenea y suave al tacto, gracias a la grasa incorporada. Si queda demasiado blanda o líquida, podemos incorporar más harina hasta que quede "amasable".

Ahora, comenzamos a amasar con un palote hasta tener una superficie aproximadamente rectangular y de un espesor de unos cinco o seis milímetros. En este punto, comenzaremos el hojaldrado. Para lograr el efecto de hojaldre, debemos untar manteca sobre una sola mitad de la masa alisada y espolvorear maizena sobre la misma hasta que quede totalmente cubierta. Luego, doblamos la mitad limpia sobre la que tiene la maizena y volvemos a amasar hasta haber unificado las dos mitades en una misma lámina de masa fina. Este procedimiento lo debemos hacer un mínimo de cinco veces, de forma de obtener un laminado de por lo menos treinta y dos (25) capas de masa, la cual estiraremos hasta que quede de escasos dos o tres milímetros de espesor. Cuanto más veces doblemos la masa, más hojaldrados quedarán los pasteles, y cuanto más estiremos la masa, más finas serán las capas y mejor el efecto.

Este proceso se puede hacer en partes, amasando pequeños volúmenes de masa, de forma de poder trabajar con comodidad. Si no se tiene manteca, se puede hacer con margarina, pero la maizena es irremplazable. A medida que vaya amasando, es posible que las láminas de masa se separan un poco. No se preocupe, eso es bueno para el efecto final de hojaldrado, y solo complicará un poco el armado.

Una vez terminado el estiramiento de la masa, procederemos a recortar cuadrados o rectángulos de aproximadamente ocho centímetros de lado. Luego, con sumo cuidado, haremos un círculo dibujado con agua sobre cada cuadrado, y recortaremos una pequeña porción de forma cúbica o rectangular de dulce de membrillo, la cual colocaremos en el centro de la masa y doblaremos la misma sobre éste cubriéndolo por completo, cual si fuera un pañuelo. Una vez hecho esto, presionamos la masa del lado interior del pastelito (contra el dulce de membrilo, y NUNCA sobre el borde, a menos que quiera comer empanadas...), el agua ablandará la masa y ayudara a sellar las dos partes sobre el dulce.

De esta forma, quedarán preparados los primeros pasteles. Cuando tenga unos diez pasteles armados, ponga el resto de la grasa vacuna a calentar en una sartén y siga armando pasteles. Cuando la grasa esté caliente, proceda a sumergir los pasteles dentro de la misma y déje que se doren. Es bueno darlos vuelta para obtener un color uniforme de los dos lados. Observará que si realizó correctamente el amasado, las láminas que forman el hojaldrado se separan levemente por los bordes al cocinarse, y se forman pequeñas burbujas entre las láminas. Esto es una buena señal... pero si no se separan, la próxima vez que prepare esta masa ¡NO SEA TACAÑO y póngale más manteca y maizena!

A medida que los vaya sacando, póngalos en un bol grande cubierto con papel de astraza (no utilice servilletas comunes o toallas de cocina, porque suelen deshacerse y pegarse a los pasteles) y antes que la grasa que les queda encima se enfríe, espolvorée azucar sobre los mismos, dándolos vuelta de ser necesario para que el azucar se les quede adherida uniformemente.

Para la versión "interplanetaria", se puede usar grasa vegetal o margarina en lugar de la grasa animal, tanto para el amasado como para el fritado. Vegan friendly! :-D

Emplatado
¿Empla...qué?... ponelos en una fuente semi-plana y que se sirvan... Tratá de guardarte alguno ántes de llevarlos a la mesa, porque si las fieras te aventajan, ni los probás...

Deglutir con moderación, de preferencia acompañado por una buena taza de chocolate caliente o con el mate que a todo el mundo le gusta tanto.



Ah... ¿qué?... ¿la grappamiel?... No sé a ustedes, ¡pero a mi me gusta tomármela mientras preparo los pasteles! :-)

Bon apéttit!

miércoles, 6 de agosto de 2008

Tutorial: Expandir una imagen de disco de Windows (para usar en XEN)

Como estoy terminando algunos programas que estuve haciendo en Visual Basic 6 (no se rían, era la forma más rápida de hacer esos programas para que funcionaran en cualquier cosa que fuera superior a Windows 98 sin sudar demasiado y sin tener que acudir a las "nuevas tecnologías" de M$) y para poder probarlos, tuve que dedicarle espacio a algunas imagenes de disco con Windos dentro de mi XEN.

La cosa venía bien... asigné 10 GB. a Windows 2000/98, 10 a XP y otros 10 a Vista... pero por lo que pude ver, hice algún cálculo mal, porque resulta ser que al tercer día de tener Vista apenas funcionando, se engulló los 10GB y empezó a escupir popups exigiendo espacio, como comilón en espeto corrido...

Y así fué que, como siempre, tuve que acurrir al pingüino para salvar al engendro de Redmond.

Tutorial: Expandir una imagen de disco de Windows (para usar en XEN)

Primero, hacemos una copia de la imagen, para trabajar sin miedo de destruir nuestra instalación. Cualquier desastre posterior se resuelve volviendo a copiar el respaldo de la imagen original y levantando la máquina virtual nuevamente.

ishtar:/storage/xen/images # cp vista.img vista.img.backup
ishtar:/storage/xen/images # ls -la
total 33999252
drwxr-xr-x 3 root root 4096 Aug 5 09:40 .
drwxr-xr-x 3 root root 4096 Jul 20 19:43 ..
-rw------- 1 root root 10737418240 Aug 4 20:37 vista.img.backup
-rw------- 1 root root 10737418240 Aug 5 10:19 vista.img
-rw------- 3 root root 10737418240 Jul 20 19:45 win2k.img
-rw------- 1 root root 10737418240 Aug 4 00:18 xpx64.img
-rw------- 1 root root 10737418240 Aug 3 03:19 xp.img
ishtar:/storage/xen/images #

Luego, usamos el multifacético y carismático "dd" para expandir el tamaño de la imagen a 20GB (supongo que le alcanzará...):

ishtar:/storage/xen/images # dd if=/dev/zero of=vista.img seek=20000 obs=1M
count=0
0+0 records in
0+0 records out
0 bytes (0 B) copied, 3.9378e-05 s, 0.0 kB/s
ishtar:/storage/xen/images # ls -la vista.img
-rw------- 1 root root 20971520000 Aug 7 10:39 vista.img
ishtar:/storage/xen/images #

A estas alturas, el archivo de imagen posée el tamaño deseado, que son cerca de 20Gb. Los parámetros seek=20000 y obs=1M definen desde donde vamos a empezar a escribir en el archivo que estamos modificando (algo así como 20000 MB. adelante), lo cual evita que sobreescribamos el contenido de la imagen. El hecho de haber utilizado count=0 solo asegura que en realidad no escribamos nada en el archivo, sino que solamente hagamos que "dd" cambie el límite final del mismo para que quede del tamaño deseado (y por eso sale el mensaje final que dice 0 bytes (0 B) copied.

Ahora solo resta terminar la manipulación iniciando la máquina virtual y utilizando las herramientas del sistema para extender el volúmen al nuevo tamaño total disponible. Podríamos intentarlo con otras herramientas, pero la experiencia dicta que es mejor hacer que el mismo Windos se encargue del trabajo sucio, ya que él sabe mejor de qué se trata.

Mi máquina virtual con Windows Vista Business Edition, se llama "bosta" (in Uruguay, it means "cow shit", a synonym of your "bull shit"... sorry Bill, I couldn't resist...).

ishtar:/storage/xen/images # xm create bosta
Using config file "/etc/xen/vm/bosta".
Started domain bosta
ishtar:/storage/xen/images #

Una vez que la máquina virtual se inicia, vamos al Panel de control (Control Panel), luego a las Herramientas administrativas (Administrative tools), después al Administrador de equipos (Computer Management), y dentro del mismo, vamos a Almacenamiento (Storage). Allí veremos el disco del sistema, con una capacidad total de cerca de 20 GB., y si entramos a sus propiedades, tenemos dentro la partición de 10 GB. actual.


Aquí seleccionamos la partición actual, le hacemos click con el botón derecho y seleccionamos en el menú contextual la opción Expandir volúmen (Extend Volume):


Aparecerá un amistoso asistonto que nos guiará por el proceso de expansión. En un momento dado, el asistente pregunta cuanto del espacio disponible del disco deseamos utilizar. En mi caso, le dije que utilizara todo el espacio disponible para expandir la partición principal del sistema.


Una vez terminado el proceso (que dura algunos segundos), el asistente termina y nos deja con la partición extendida al tamaño que hallamos definido. Es una buena idea revisar que el resto de las propiedades que dicha partición tenía, siguen ahí. Si no es el caso, posiblemente tengamos que arrancar de nuevo con la copia que dejamos como respaldo. De cualquier otro detalle nos daremos cuenta al intentar reiniciar la máquina virtual, y en ese caso, talvés tengamos que recurrir al "intuitivo" comando bcdedit para lograr que nuestro Vista vuelva a bootear.


Por último, es una muy buena idea programar un chequeo de disco durante el siguiente reinicio, solo como una forma de asegurarnos que todo sigue como esperamos una vez que reiniciemos el sistema. Como administrador unix/linux, sé que esto es realmente una mera formalidad probablemente fútil, dado que si algo falla en un filesystem NTFS, probablemente sea una buena idea organizar el sepelio del mismo, y de toda la información que aguardaba feliz a ser vista nuevamente una vez que todo este asunto terminara.


Si todo salió bien, apenas arranque la máquina virtual nuevamente, se chequeará el disco y se revisará que todo está donde debe estar. ¡Otra vez Victoria!.

Otro día les escribo un tutorial de cómo montar y manejar particiones contenidas en imágenes de disco como las que estoy usando. Pero como dice Robert S. Howard, "That's another story" :-)

Happy hacking!

Sociable

 
Gustavo Castro

Crea tu insignia