jueves, 1 de marzo de 2012

El caso Miami-Box

Hace tres años que soy cliente de esta empresa, Miami-Box. Su servicio consiste en ofrecer direcciones físicas en Miami a residentes de Uruguay, de forma tal que cuando uno compra artículos en USA, (u otros lugares del mundo), estos se envíen a dicha dirección, desde la cual ellos se encargan de hacer el flete hacia Uruguay. Simple y conciso.

Traigo un promedio de dos o tres paquetes por mes, mayormente repuestos, artículos que no se consiguen acá, CDs o DVDs, libros, etc. Todo funcionó bien, hasta que en Febrero de 2012, la empresa cambió la forma en que factura a sus clientes. A partir de Febrero, todo paquete que llegue a través de su servicio y que no sea despachado por ellos mismos, deberá pagar un extra de U$S 15 por concepto de "Validación de Guía". ¿De qué se trata este concepto? Bueno, supuestamente consiste en la "validación" de la documentación necesaria para hacer el despacho del paquete... o sea, le dieron un nombre y un costo a un simple movimiento de papeles que no le cambia absolutamente nada al usuario, y que de hecho no existe como trámite en el mundo de las importaciones, por lo menos del lado del "fletero".

Básicamente, a partir del 1 de Febrero de 2012, Miami-Box le agregó un "peaje" a los paquetes despachados directamente por sus clientes, seguramente como forma de controlar la creciente demanda de servicios y la explosión de trabajo que los está desbordando (como ejemplo, tengo un paquete que fué entregado el 31 de Enero en las oficinas de Miami-Box, según el tracking del flete local, y todavía no llegó a la Aduana de Uruguay).

Más allá de que Miami-Box está en todo su derecho al cambiar su política de precios, el problema reside en que no le avisaron previamente a sus clientes habituales de este cambio, con lo cual, estos se han encontrado con la sorpresa de tener que desembolsar U$S 15 adicionales al costo que ya tenían calculado pagar.

Cualquier empresa seria habría avisado con suficiente anticipación (digamos, un mes) que iban a cambiar su política de precios, de manera de que los usuarios pudieran decidir si les valía la pena traer ciertos artículos de bajo costo y que muchas veces no ameritan un desembolso extra de más de un 100% del costo, en un trámite administrativo inexistente. Pues en Miami-Box decidieron que no era necesario tomarse la molestia de poner sobre aviso a sus clientes, sino que silenciosamente empezaron a cobrar este adicional en las facturas, y las quejas que se les hacen son respondidas de forma despectiva, o ignoradas cuando mucho. Y talvéz las empleadas fueron instruídas para desestimar quejas mandando a los usuarios a leer el sitio web, donde oportunamente publicaron el cambio en la facturación en un párrafo perdido en una página , como "al pasar", sin ningún tipo de énfasis que ayude a aclarar fácil y rápidamente la duda.

La "calculadora de costos" (un programa que publican para que la gente pueda hacer el cálculo de cuanto cuesta traer algo usando sus servicios) no tiene la capacidad de permitir el cálculo más aproximado posible, sino que omite claramente el costo de los "honorarios" de Miami-Box por el despacho (información que figura en otra página y que no queda claro porqué no está incluído en el calculador), y directamente carece de una opción para quienes desean hacer los despachos por sí mismos. Veamos un ejemplo, con datos ingresados y calculados usando el software que tienen disponible para dicho menester:


Costo en Miami (en U$S): 99.99
Der. de Internación U$S: 73.18
D.U.A U$S: 0.00
T.C.U U$S: 15.00
Despachante de aduana U$S: 15.00
Flete Internacional U$S: 12.60
Flete Nacional U$S: 0.00
Manejo U$S: 5.00
Total de Gastos U$S: 120.78


Acá faltan los "honorarios" de Miami-Box (U$S 10, indicados en otra página) y si uno hace el despacho uno mismo, debería reemplazar el concepto "Despachante de aduana" por el de "Validación de guía", ya que cuestan lo mismo. Esta gente se escuda poniendo un mensaje que indica que los "valores podrían sufrir pequeñas variaciones de costo", aunque en un paquete que vale U$S 10, esa variación ahora es del 150%, así que lo de "pequeña" le queda "corto"...

Paquetes comprados en Enero, cuando este costo no existía, fueron facturados en Febrero con el sobrecargo de la "validación de guía", con el agravante de que dichos paquetes fueron recibidos en Febrero porque "se atrasaron los vuelos", o sea que además de tener que esperar tres o cuatro semanas por algo que debería tardar solo una, tenemos que pagarles extra por un trámite que básicamente no existe, lo que es claramente un agravio a quienes somos clientes habituales.

En definitiva, Miami-Box está tratando a sus clientes de forma totalmente irrespetuosa. Se podría decir que una vez fueron pioneros en un servicio que hacía falta, pero ahora, con este cambio en la política, totalmente furtivo y sin notificación previa a los clientes, se han hecho acreedores de un grado inmenso de desconfianza y de mi más acérrimo repudio. A mi me perdieron como cliente, y estoy seguro de que a muchos otros también, por exactamente el mismo asunto. Ahora voy a ir a una empresa competidora y de mucho mayor renombre a nivel internacional, quienes seguramente me va a cobrar más caro, pero por lo menos no me van a "sorprender" con costos extra que aparecen de la nada y sin avisar. Prefiero pagar más por un servicio serio, que pagarle a alguien deshonesto y que cambia sus precios sin avisarme siquiera.

Ya está hecha la denuncia en Defensa del Consumidor, así que espero que les haya hecho provecho.

Sociable

 
Gustavo Castro

Crea tu insignia